main content
cafetalero con saco de cafe

DESCUBRE CÓMO ES UN CAFETAL Y EL TRABAJO DE LOS CAFETEROS O CAFETALEROS

 

 

El largo camino del café, del fruto a la taza, empieza en el cafetal. Nuestro café diario es el fruto del trabajo llevado a cabo por los cafetaleros, también conocidos como cafeteros o caficultores. El cultivo de café o caficultura es apasionante y tiene unas características especiales respecto a otros cultivos.
 
El cafetal requiere de cuidados continuos para mantener los árboles de café en buen estado y asegurar la cosecha anual. Recolectar los frutos de café es un duro trabajo que a menudo se realiza a mano. Hoy vamos a entrar en el día a día de los cafetaleros y su trabajo en los cafetales. 

 

Dónde están los cafetales

Existen cafetales en prácticamente todos los países tropicales y subtropicales del planeta. La planta del café, el cafeto, crece en estos climas por encima de los 500 metros sobre el nivel del mar. Los cafetales son tan diversos como los diferentes paisajes que encontramos en toda esta franja del planeta. 

Existen grandes y extensos cafetales en Vietnam, pero también pequeños cultivos en lo más alto de las montañas de Jamaica. El terreno y su situación determinan en gran parte el trabajo de los cafetaleros. 

 

El trabajo de mantenimiento 

Los cafetaleros se encargan de mantener en buen estado los cafetales, esto incluye plantar los cafetos en el lugar idóneo, podarlos para que mantengan la forma idónea para la cosecha, revitalizar los cafetos más viejos o sustituirlos por nuevas plantas y evitar las plagas que diezman la producción.

planta del cafe

La poda y el zoqueo, es decir cortar el tallo principal a cierta altura para que rebrote, son muy importantes para mantener un cafetal limpio, bien aireado y evitar así ciertas plagas y enfermedades. El cafeto puede llegar a medir 6 metros, pero en las plantaciones se mantiene en unos 2 metros de altura para favorecer la cosecha. 

 

La cosecha del café

En la mayoría de países se produce una sola cosecha de café al año cuando los frutos del café, conocidos popularmente como cerezas de café, han alcanzado el punto de madurez óptimo. Esto se sabe porque alcanzan un color rojo intenso. La cosecha es mecanizada en las grandes plantaciones situadas en terrenos planos, pero en la mayoría de pequeñas plantaciones o explotaciones se realiza a mano, seleccionando solo las cerezas en el punto justo de maduración. Esta técnica de cosecha se conoce como picking y con ella se consigue una cosecha de mayor calidad, pero obliga a los recolectores a hacer varias pasadas por cada cafeto. 

Los cafetaleros también se encargan de la poscosecha. Una vez recogidas las cerezas de café hay que separar el grano del resto del fruto. Para ello existen varias técnicas, aunque en muchos casos el fruto pasa por una despulpadora, se deja fermentar el grano durante unas horas para retirar los restos de mucílago y se lava bien antes de secarlo para obtener los granos de café verde. 
 

cafetero recogiendo café

Cómo se organizan los cafetaleros 

Las comunidades cafetaleras son muy diferentes según el país y el tipo de explotación cafetalera. Existen cerca de 25 millones de pequeños productores en el mundo que producen alrededor de un 70% del café que consumimos. Muy a menudo explotan pequeños terrenos y comercializan su café a través de una cooperativa cafetalera. 

Las cooperativas cafetaleras aparecieron en el siglo XX con el objetivo de ayudar a todos sus miembros a acceder a mejores recursos, así como comercializar y negociar con los compradores con más fuerza. Se trata de organizaciones sin ánimo de lucro en los que unen esfuerzos los pequeños productores de la zona.

El cultivo de café se lleva a cabo mayoritariamente en países en vías de desarrollo y las condiciones laborales de los cafetaleros han sido, y en algunos casos siguen siendo, precarias. En este sentido, las cooperativas de cafetaleros actúan como una protección ante posibles abusos. 

 

Cómo ha cambiado la caficultura 

El cultivo del café ha cambiado de forma radical desde que en el siglo XVII los holandeses extendieron el cafeto por Asia y América. Su producción desde entonces no ha parado de crecer, como en Brasil, la gran potencia cafetera. A mediados del siglo XVIII llegó el cafeto al norte del país y desde entonces se ha convertido en uno de los puntales de su economía. De hecho, solo Brasil cultiva más del 30% de la producción mundial. 

En Asia, la producción de café en Vietnam empezó a crecer a partir de los años 90, cuando el gobierno relajó las reglas para cultivar y exportar café a gran escala. Actualmente es el segundo país exportador detrás de Brasil y el café ha tenido un papel fundamental en la recuperación económica del país. 

Desde los años 90, la producción de café mundial ha crecido un 50%. Actualmente se consumen 7 millones de toneladas de café al año y la demanda sigue en aumento. Este ritmo de consumo supone un auténtico reto para los países productores ya que la caficultura se enfrenta al mismo tiempo a otro gran reto, el cambio climático. 
 

campos de cafe

Los cafetaleros ante el reto de la sostenibilidad 

La agricultura ecológica y sostenible es la clave para asegurar la producción de café en el futuro. Las técnicas de cultivo más eficientes, especialmente en el consumo de agua, permiten mantener la producción al mismo tiempo que aseguran la viabilidad ecológica de los cultivos. 

Por otro lado, asegurar unos ingresos justos para los cafeteros o cafetaleros es la manera de promover esta actividad entre los más jóvenes y de este modo, asegurar la producción de café en el presente y el futuro. 

En este sentido, desde hace años en Nescafé apostamos por el cultivo sostenible. La mayor parte de nuestro café proviene de cultivos sostenibles y nuestra apuesta es que muy pronto lo sea el 100% de nuestro café. 

Los expertos en café de Nescafé trabajan con los caficultores ofreciendo formación, acceso a técnicas agrícolas avanzadas, apoyo a las comunidades agrícolas locales y asesoramiento para diversificar y asegurar sus ingresos. 

La clave para el futuro es conseguir explotaciones con cafetos más resistentes, más productivos y que necesiten menos agua. De esta manera, no es necesario expandir estos cafetales para obtener mayores rendimientos y luchamos contra la deforestación.

Detrás de una buena taza de café, hay toda una comunidad de cafetaleros que han hecho del cultivo de café su vida. Productores que ponen todo su amor y mimo en seleccionar los mejores granos para que podamos disfrutar de nuestro momento Nescafé.