main content
planta cafe

TODOS LOS SECRETOS DE LA PLANTA DE CAFÉ Y SUS VARIEDADES

Has disfrutado del mejor aroma a café recién tostado al abrir un nuevo paquete, has preparado una cafetera o has añadido un par de cucharadas del mejor café soluble en una taza y a lo mejor incluso has tenido algunos granos de café en tus manos; pero seguramente nunca has visto el café en su hábitat, en la planta de café. El café que disfrutamos en nuestra casa recorre un largo camino desde su origen, las plantaciones en zonas tropicales. Hoy descubrimos un poco más sobre la planta, el café, los tipos que hay y cómo se cultivan. Bienvenido al fascinante mundo de la planta de café.

Cómo es una plantación de café

El cafeto solo crece y da sus frutos en climas tropicales. La mayoría de plantaciones se encuentran por encima de los 600 metros sobre el nivel del mar en todo el territorio comprendido entre el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio. 

Los cafetales se adaptan a territorios y hábitats muy diferentes. La planta de café puede llegar a alcanzar los 15 metros de altura pero en las plantaciones se mantienen alrededor de los 2 metros para favorecer los cuidados y la cosecha del café. Las plantas pueden estar expuestas o a la sombra de otros árboles mayores y, en general, mantienen una separación de 2 metros entre ellos. 

El plantón de cafeto tarda entre 2 y 4 años en crecer y dar sus primeros frutos. Entre la floración y la cosecha de café pasan entre 6 y 11 meses, según el clima y las precipitaciones. Cuando están maduros, los frutos del café son redondos y rojos, por eso también reciben el nombre de cerezas de café. En el interior de los frutos se encuentra la semilla que, una vez tostada y molida, tomamos como café.

La planta de café necesita cuidados para mantenerse en buen estado. Los caficultores deben mantener el cafetal limpio, podando de forma periódica las plantas o recepando, es decir, cortando el tronco del cafeto unos centímetros por encima del suelo para que vuelva a brotar y a crecer. 

plantación de cafe

La roya del café es uno de los grandes enemigos de los cafetales. Se trata de un hongo que afecta a casi todas las plantaciones del planeta y que destruye las hojas, de forma que la planta no puede hacer la fotosíntesis necesaria para mantenerse con vida. Existen algunos fungicidas eficaces para combatirla aunque actualmente se está investigando en nuevas variedades de café y plantas resistentes a la roya.

Qué tipo de planta es el café

El café que tomamos proviene de varios arbustos del género Coffea que forma parte de la familia de las plantas de café. Dentro del género Coffea existen varias especies o tipos de plantas de café cultivadas por el hombre, aunque prácticamente toda la producción pertenece solo a dos: arábica y robusta. 

El café arábica es el más cultivado, representa un 60% del café que consumimos, mientras que el robusta es prácticamente un 40% de la producción mundial. Existen otras variedades muy minoritarias como el Coffea liberica que supone tan solo un 1% del mercado. 

Cómo es la planta de café arábica

El Coffea arabica es la especie más cultivada entre todos los tipos de planta de café existentes. Crece entre los 600 y los 2300 metros de altitud y precisa de temperaturas suaves y constantes y un alto grado de humedad. Se trata de una variedad muy sensible a las plagas y que necesita mayores cuidados para mantenerla sana y productiva.

GRANOS de cafe

La semilla de café arábica se distingue del resto porque es ligeramente alargada y tiene un surco a lo largo en forma de S. Se trata de un café aromático, suave, ligero y con un contenido moderado de cafeína, con un porcentaje aproximado de 1,5%. 

Dentro de la especie arábica existen unas 70 variedades diferentes, siendo las más conocidas la Typica y la Bourbon. La variedad Bourbon es una mutación natural de la Typica, mientras que muchas de las demás variedades derivan de uno de los dos. Algunos de los arábicos más apreciados son el Moka, Geisha, Java, Blue Mountain o Caturra, uno de los tipos de plantas de café cultivados en Venezuela, Brasil y Centroamérica. 

En los últimos años también se han desarrollado nuevas variedades y cruces de plantas arábica y robusta que son resistentes a la roya. Una de las más conocidas es la variedad Castillo, desarrollada en Colombia.

Cómo es la planta de café robusta

El coffea canephora, más conocido como robusta, es una especie de café mucho más resistente a las plagas y a la roya, de ahí su nombre. Crece a menor altitud (entre 400 y 900 metros) y tolera mejor los cambios de temperatura. Además de ser una especie más fácil de cultivar, también tiene una mayor productividad, ya que da más frutos por árbol que otras especies.  

Los granos de café robusta se distinguen por ser más pequeños que los de arábica, son redondos y el surco que los atraviesa es recto. Se trata de un fruto menos apreciado que el arábica, en general, porque tiene un sabor más amargo, astringente y menos sutil y contiene prácticamente el doble de cafeína que el arábica.

TIPOS DE CAFE

El café robusta se comercializa tanto solo como en mezclas en distintas proporciones con café arábica. Existe el mito que el café robusta es siempre de menor calidad, pero lo cierto es que cada vez se cultivan más variedades de café robusta de gran calidad que aportan matices y sabores muy interesantes al café. 

Como en el caso del arábica, el Coffea canephora también se divide en diferentes variedades de plantas de café. Las más conocidas son Conilón (el más cultivado), Kouilloi, Niaouli y Uganda. 

Cada una de las tazas de café que consumimos es el resultado del cultivo de una o más de estas diferentes variedades de café. El trabajo de los expertos seleccionadores de café, que visitan las explotaciones buscando el mejor grano, es fundamental para conseguir la mezcla perfecta de sabores, aromas e intensidades. Más tarde, con el tueste justo, se potencian todos estos matices consiguiendo el resultado final: el mejor café para cada momento.