No necesita hervir

Hay muchas formas de preparar una gran taza de café, pero hay un método que usa menos energía: el café instantáneo. Nuestros gránulos solubles premium preparan un café delicioso al instante.

Estos son los beneficios. Puedes preparar una taza a la vez, por lo que no tienes que calentar toda una jarra de café ni preparar toda la cafetera. Y tampoco necesitas hervir agua. La mejor temperatura para el café instantáneo es 176 °F. Si el agua está más caliente, quema el café y arruina su hermoso aroma. Además, una taza menos caliente significa menos tiempo esperando a que puedas disfrutarla.

La pequeña diferencia de temperatura incluso puede ahorrar una enorme cantidad de energía. Hervir toda una jarra de café tres veces al día usa aproximadamente 110 kWh de electricidad al año, pero si calientas el agua a 176 °F cada vez, podrías ahorrar 22 kWh cada año.

¿Una taza de café que podría reducir tu cuenta de electricidad y hacerle bien al planeta? Ese sí es un tema del que todos quieren hablar.

Water pours into a glass against a red background.

Disfruta más historias de respeto

Un vaso rojo con tapa de NESCAFÉ® rodeado de vasos de papel para café de color verde.

Reduzcamos los desechos plásticos

Llevar contigo un vaso reutilizable para café produce menos desechos plásticos y ayuda a que todos colaboremos por el bien del medio ambiente.
El empaque de NESCAFÉ® Taster's Choice House Blend detrás de 3 hojas estilizadas como el símbolo de reciclaje.

Facilitamos el reciclaje

El empaque de nuestro café nos importa tanto como el café mismo. Es por eso que estamos haciendo que nuestros frascos y empaques sean fáciles de reciclar.
Mariposas verdes salen volado de dos tazas rojas de NESCAFÉ que están en el césped.

Extiendan la alfombra verde

Nuestros socios agricultores brasileños están reduciendo su necesidad de usar herbicidas artificiales mediante la técnica del “microshading”. Una agricultura natural significa un café naturalmente delicioso.
Una línea de tiempo de los productos NESCAFÉ® que abarca las décadas de los 50, 60, 90 y 2010.

Creemos en la “reenfrascación”

Es posible que el frasco que tienes en tu mano haya tenido una vida anterior. El vidrio se puede reciclar de forma indefinida, y cada tonelada de vidrio reciclado que usamos nos ahorra más de 1,450 libras de CO2.