main content

¿Cómo se hace el café soluble?

A lo mejor te has preguntado, mientras preparas tu NESCAFÉ® favorito por la mañana, cómo es que se hace esta bebida que tanto te gusta. Aquí te contamos la respuesta. 

beneficios del cafe

Hay dos maneras de retirar el agua: el proceso de aspersión y el de liofilización.

El proceso de producción del café soluble es muy parecido al del café molido, ya que los dos siguen los pasos tradicionales: se recoge el café de los cafetales, se continúa con el lavado, descascarillado, y después con el secado y tostado. Solamente que, para el café soluble, al moler el grano tostado se prepara una infusión a la que después retiramos el agua hasta que lo único que tenemos es polvo de café. Es por eso que cuando agregas agua a tu NESCAFÉ® favorito se completa la infusión original. 

Aspersión  de café

Aspersión

La infusión de café es rociada y pasa por una torre de aire muy caliente. Cuando las gotas caen, se secan y las recolectamos como polvo fino de café. La velocidad de este proceso nos permite preservar la calidad y aroma de la bebida. 

Liofilización

La infusión de café es congelada a aproximadamente -40°C para formar una delgada superficie que después se rompe en trozos y se somete al vacío. De esta manera, el agua se convierte en vapor y obtenemos cristales de café secos. Este proceso nos permite conservar el sabor del café. 

Aprender lo básico

Lo que estos métodos tienen en común es que los únicos ingredientes que se usan son café y agua, y que ambos nos ayudan a preservar el café para que llegue con todas sus cualidades, aroma, sabores, y propiedades nutricionales a tu taza.

Ahora que lo sabes, puedes disfrutar tu taza de NESCAFÉ® entendiendo los procesos por los que pasa para llegar a ti con su delicioso sabor.