main content

11 CURIOSIDADES QUE QUIZÁS NO CONOZCAS SOBRE EL CAFÉ SOLUBLE

 

Hay rutinas que nos encantan. Levantarnos, una ducha y una buena taza de café para empezar el día. Esta secuencia tiene en muchos casos un protagonista indiscutible, el café soluble Nescafé.

En el mercado encontramos café en grano, molido, de diferentes variedades, en cápsulas, etc. pero, sin duda, el café soluble sigue siendo una de las formas más rápidas, fáciles y sabrosas de disfrutar de un buen café. Se trata de un producto habitual en los hogares desde hace más de 80 años, pero que para muchos es un gran desconocido.
 
Si quieres conocer un poco más sobre la historia, la fabricación y las propiedades de este producto, no te pierdas estas 11 curiosidades sobre el café soluble.

1. Nace en 1938

Aunque la técnica para fabricar café soluble se conocía desde el siglo XIX, fue en 1938 que Nestlé saca al mercado Nescafé, para muchos el mejor café soluble. A partir de la década de los 40, Nescafé exportó a Francia, Reino Unido y Estados Unidos. R...

Aunque la técnica para fabricar café soluble se conocía desde el siglo XIX, fue en 1938 que Nestlé saca al mercado Nescafé, para muchos el mejor café soluble. A partir de la década de los 40, Nescafé exportó a Francia, Reino Unido y Estados Unidos. Rápidamente, el consumo de café soluble se extendió hasta convertirse en uno de los cafés más vendidos en el mundo.

Mostrar más

2. Es un encargo brasileño

Nescafé soluble se crea a partir de un encargo del gobierno de Brasil. En la década de los 30, el país tenía un gran excedente de café que no podía vender debido a la crisis económica del 29. Max Morgenthaler afrontó el reto y junto con su equipo consiguieron sacar, 8 años más tarde, el primer café que se podía preparar sólo añadiendo agua caliente. Sin duda, un hito para el I+D+I de Nestlé.

3. Alimento para los soldados

El café soluble Nescafé fue uno de los productos más apreciados por los soldados norteamericanos que luchaban en la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de un producto novedoso con el que podían disfrutar de un delicioso y reconfortante café recién hecho. Una vez terminada la guerra, estos mismos soldados fueron los mejores embajadores de Nescafé en EE.UU.

4. Es 100% café

Si te preguntas qué es el café soluble, la respuesta es simple, solo café. El café instantáneo o soluble se produce a partir de infusión de café tostado y molido a la que retira el agua completamente hasta obtener el polvo de café. De esta forma, al ...

Si te preguntas qué es el café soluble, la respuesta es simple, solo café. El café instantáneo o soluble se produce a partir de infusión de café tostado y molido a la que retira el agua completamente hasta obtener el polvo de café. De esta forma, al agregar agua caliente otra vez recupera la forma de infusión sin perder propiedades por el camino.

Mostrar más

5. Tiene un proceso muy parecido al café molido

El procesamiento del grano de café, desde que se recoge de los cafetales al lavado, descascarillado, secado y tostado, es exactamente el mismo para el café molido y el café soluble. En el caso del café soluble, se muele el grano tostado y se prepara una infusión de café, como lo haríamos en casa pero en grandes cantidades y más concentrado, y posteriormente se retira el agua. Por tanto, no se añaden componentes químicos ni ingredientes que no sean granos de café y agua.

6. Se obtiene con dos técnicas

Para sacar todo el agua de este café se utilizan dos técnicas conocidas desde hace tiempo y que se utilizan también en otros alimentos: la aspersión o secado por atomización y la liofilización.

En el caso del secado por atomización, la infusión pasa a través de una boquilla y se rocía formando una gran aspersión de gotitas de infusión. Al pasar a través de una torre con aire seco y muy caliente, el agua se evapora rápidamente y queda el polvo de café.

La liofilización es un proceso algo más complejo. La infusión de café se congela, se trocea y pasa por un túnel donde se somete a vacío (muy baja presión). Al aplicar muy poco calor, el agua sublima, es decir que pasa de hielo a vapor directamente. De esta forma, quedan solo los cristales de café instantáneo.

7. Mantiene las propiedades nutricionales

Lo mejor del café soluble es que no difiere de otras preparaciones de café en cuanto a propiedades nutricionales. Puedes disfrutar de una excelente calidad de café tanto con café molido como con una taza de café soluble.
El mismo principio sirve para el café instantáneo descafeinado. La única diferencia en la preparación del café soluble descafeinado es que se utilizan granos de café descafeinados para preparar la infusión.

8. Una cucharadita por taza

La intensidad del café es una cuestión muy personal. Pero en general, una cucharadita de café soluble es suficiente para preparar 120 ml de infusión. En el caso de un café con leche de unos 240 ml, necesitamos dos cucharaditas de café soluble.

9. Un café cremoso en menos de un minuto

Preparar una buena taza de café con leche soluble no requiere nada de tiempo. Solo es necesario calentar leche o una bebida vegetal y mezclarla con un par de cucharadas de tu café soluble preferido. Si prefieres un café solo, usa agua caliente. Y si quieres un café más cremoso, mezcla primero el café instantáneo con una cucharadita de agua a temperatura ambiente, remueve hasta que se forme una pasta y añade el resto de agua caliente o leche.

10. Es perfecto para cocinar

Es seco y se diluye perfectamente, por eso el café soluble es un ingrediente fantástico para cocinar. Además de tomarte tu Nescafé soluble por la mañana, prueba a usarlo en todo tipo de dulces, mousses, cremas y helados caseros. El café soluble aporta todo el sabor y no modifica la textura.

11. Tiene que estar fresco y seco, pero no en la nevera

El café soluble, igual que el café molido, debe guardarse en botes herméticos y en un sitio fresco y seco. Existe la creencia que el café debe conservarse en la nevera una vez abierto, también el soluble. Es falso. Los cambios de temperatura al mete...

El café soluble, igual que el café molido, debe guardarse en botes herméticos y en un sitio fresco y seco. Existe la creencia que el café debe conservarse en la nevera una vez abierto, también el soluble. Es falso.
Los cambios de temperatura al meter y sacar de la nevera, así como la humedad y condensación que se producen dentro del frigorífico, pueden estropear el café. Por eso, la mejor forma es cerrar muy bien el envase y guardarlo en un armario seco, fresco, oscuro y alejado de olores fuertes.

Mostrar más

Ahora que sabes todo sobre esta forma de café, solo falta decidir cuál es el café soluble que se ajusta mejor a tus gustos. ¡Con la gama de cafés solubles Nescafé seguro que encuentras el tuyo!